Perros y geomática

Todos los que tenemos perro hemos sufrido o sufriremos en algún momento la angustia de que se pierda. En mi caso con fatal desenlace.

La geomática para estos casos es una gran aliada.La primera gran aliada es la cartografía, como Google maps, ya que permite compartir los puntos donde se ha visto el perro, donde vive el dueño, donde suele pasear, etc, lo que facilita mucho acotar las búsquedas en tiempo real…

En el último caso de pérdida, por desgracia con atropello, estaba preparando un mapa con ArcGis muy sencillo donde poner los puntos “calientes” (paseos frecuentes, agua, vivienda del dueño, zonas en las que se vio al perro…) y hacer una interpolación tipo Kriggin  dando valor a los puntos en función de la credibilidad y fiabilidad de la información (1 bajo, 2 medio, 3 alto). Como he comentado al principio del párrafo, por desgracia no hizo falta el mapa porque el perro apareció atropellado.

Este caso me dio en qué pensar, y coincidiendo que por aquel momento estaba trasteando con cartoDB se me ocurrió buscar alguna base de datos de perros perdidos y/o abandonados en España para hacer análisis y ver si podía sacar alguna conclusión o patrón….pero aquí vino la primera en la frente: No existen BBDD públicas de perros perdidos y/o abandonados, o al menos yo no las encontré.

El siguiente gran artilugio derivado de la geomática para controlar a nuestros perros son los collares con GPS. He visitado muchas páginas web y basicamente hay tres tipos.

  • El primero no es un localizado GPS exactamente, es un emisor (normalmente bluetooth). Son los más baratos pero tienen un alcance muy limitado, envía la señal y mediante una app en móvil se puede localizar al perro.
  • El segundo tipo son los que envían la posición al receptor mediante redes móviles. Dentro de este tipo existen dos posibilidades, por un lado insertar una tarjeta SIM, que compra el usuario, para el intercambio de datos; o que la casa comercial utilice las redes de telefonía incluyendo ese servicio y teniendo que pagar el usuario una cuota al mes.
  • El tercero son localizadores GPS que envían la señal al receptor (el dueño) mediante radiofrecuencia. Estos se suelen utilizar principalmente para la caza, tienen un alcance limitado, pero mucho mayor que los primeros (varios km). La principal ventaja de este tipo es que la señal de radio se asegura en cualquier entorno (bosques, campo abierto), mientras que los dispositivos que usan redes móviles depende de la cobertura telefónica y en los entornos donde se suele cazar es probable que no haya.

El problema de estos dispositivos, como cualquier sistema GNSS, es la falta de señal GPS (zonas cubiertas, arbolado muy denso…) y la falta de señal de telefonía para enviar al receptor la posición del perro.

¿Se os ocurre otra situación en la que la geomática pueda ayudarnos con nuestros perretes?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s