El valor de los datos

Tengo la suerte de tener un compañero de profesión ya jubilado que vive en el mismo pueblo que yo. Este compañero se dedicaba a los deslindes de las líneas de término en el IGN y ha trabajado por la zona donde vivo y muchos pueblos de alrededor.

Me contaba como trabajaban antes y que para localizar los hitos y mojones de las líneas de término usaban brújulas topográficas, dando un resultado bastante bueno. Cuando los GPS irrumpieron entre la profesión de manera habitual, este compañero ya estaba jubilado.

Cuando voy de visita a su casa me enseña los aparatos con los que trabajaba, planos, cuadernos de campo de itinerarios, ortofotos antiguas…y  siempre que he charlado un rato con el y me cuenta “sus batallitas” me voy a casa dando vueltas a cuánto a avanzado la tecnología en relativamente poco tiempo, y sobre todo la accesibilidad que tenemos hoy en día a una gran cantidad de datos que antes eran impensables tener tan fácilmente.

Queremos líneas de términos: las tenemos en distintos formatos, queremos ortofotos: tenemos a nuestra disposición hasta las ortofotos del famoso vuelo americano, fotos con distintas resoluciones, fechas…queremos catastro: tenemos catastro en dxf, shp, queremos censos, alturas de edificios, batimetría, datos del océano, estudios de inundaciones….

El valor de tener estos datos hace años (y no tantos, que soy casi joven) para los que nos dedicamos a la profesión era incalculable, y además muy complicados de conseguir, sin embargo ahora mismo los tenemos a un solo “click”. Supongo que tiene sentido que en CNIG o en catastro te pregunten “¿en cuánto valoras la información que estás descargando?”

 

 

Culo se escribe culo

Cuando el tema de la obra estaba en su punto álgido, me decía un compañero que una de las grandes labores del topógrafo era la de ser traductor. El topógrafo trataba con el jefe de obra, contratas, albañiles, maquinistas, encargados….y en muchas ocasiones tenía que transmitir la información de unos a otros.

El caso es que el otro día otro compañero me decía que había tenido un problema con un cliente por un tema de una medición de una parcela, me comentaba que el cliente le había pedido una medición simple: “simplemente quiero saber cuánto mide mi parcela para saber si se puede segregar”, así que este compañero por las características del terreno, extensión y petición del cliente decidió trabajar con una estación total, no sin antes comentarle que si quería regularizar la situación habría que trabajar con un GPS para dotar de coordenadas globales y, que por tanto se incrementaría el presupuesto inicial.

El cliente, de palabra, estuvo conforme con todo, metodología y presupuesto. Pues bien, resulta que, efectivamente, necesita el plano referenciado y no quiere pagar más dinero porque considera que estaba incluido en el precio inicial. Ahora están de peleas, con amenazas de denuncia por medio, un notario que dice que la medición “simple” es válida y un compañero que se niega a que utilicen su trabajo para algo que de antemano sabe que no va a validar catastro. Todo un culebrón.

¿Malentendido en la comunicación? ¿Jeta del cliente?, evidentemente solo sabemos la versión del compañero, pero me inclino al 100% hacia la segunda opción.

Así que amigos, las palabritas se las lleva el viento. Todo por escrito y bien explicado de manera que no haya ninguna interpretación ambigua y si hay que escribir “culo”, pues se escribe. Por cierto, me comenta el compañero que ha consultado con el colegio y que le han dicho que las hojas de encargo no son obligatorias…aunque yo considero que altamente recomendables.

P.D: Ese “amigo” no soy yo, en serio.

 

 

Google maps y lo automático

Recuerdo que mi profesora de Topografía de primero cuando nos estaba explicando el funcionamiento de los niveles ópticos y electrónicos nos decía “Ojo! que sea automático no quiere decir que sea más preciso”.

El caso es que hace unos días he leído alguna noticia que se ha compartido en Linkedin y Facebook  en la que decían que una mujer en EEUU ha perdido su casa al ser demolida por una empresa que usó google maps para ubicarla.

¿Cómo es posible que una decisión tan importante no se compruebe de alguna manera? ¿No existe un visualizador de catastro en EEUU?

Que conste que en mi trabajo uso y he usado mucho google maps, pero para hacer planos de situación, estudiar la zona de trabajo, e incluso como apoyo para hacer cartografía…Aún recuerdo cuando convertir dxf a Kml era algo novedoso, cómo alucinaban los clientes cuando enviabas un plano para que lo visualizaran sobre google earth…

El caso, es que al igual que lo que comentaba con el post de aplicaciones móviles para la geomática, como profesionales que somos debemos de conocer la información que manejamos, su origen, precisión  y lo que se puede esperar de ella. Quizá pecamos de cómodos y damos por bueno algo “automático” que se puede obtener de manera más precisa dando alguna vuelta más.

 

 

 

 

Mapas, niños y el paradigma cartográfico.

He comenzar este post comentando que no sé nada sobre psicología ni educación infantil, por lo tanto hay que tomar este artículo como lo que es: Mera opinión de un lego en la materia. Por cierto, aprovecho este párrafo para que si alguien con más conocimientos que yo quiere comentar, lo haga y nos explique un poco.

Bien, resulta que como buen anfitrión que soy cuando vienen niños a mi casa trato de que estén los más entretenidos posible, entre otras cosas porque cuando el diablo se aburre mata moscas con el rabo, y una de las cosas que suelo hacer es sacar unos papeles, lápices y rotuladores y decir a los niños que me dibujen en un mapa cual es el recorrido que hacen desde su casa al colegio, parque, casa de un amigo…etc.

Mi sorpresa es que la visión ¿cartográfica?, tal y como la entendemos en nuestro gremio, es casi nula hasta edades muy altas, entre 10 y 12 años ( a edades más altas me dicen que les ponga la Xbox…).Sin embargo los mapas que dibujan me encantan, de hecho algunos los tengo colgados en mi corcho. Supongo que como la mayoría de las cosas todo es cuestión de practicar para mejorar una aptitud, pero es algo que me resulta sorprendente. Yo por si acaso, como buen “carto-friki” que soy le he puesto a mi hija de 2 años un mapa mundi infantil en su habitación, y la verdad es que le divierte mucho ver los dibujos de animales, barcos, aviones…

A raíz de esto me surgen algunas dudas. ¿Qué importancia tiene que se les enseñe a los niños a leer un mapa?, entiendo que si saben leer un mapa no tendrán grandes problemas en dibujarlo, ¿Quizá habría que replantearse todas las reglas cartográficas (que no dejan de ser convencionalismos inventados por adultos) para hacer mapas?, a propósito de esto me viene a la cabeza un artículo del profesor Bernabé, sobre como nos han educado para ver el relieve en los mapas iluminando desde el Nor-Oeste, algo que no es natural. También, y a propósito de esto, me viene a la cabeza que en las clases de preparación al doctorado un profesor nos comentaba que los niños tienen un pensamiento logarítmico frente al pensamiento geométrico que les es impuesto poco a poco según avanzan en los cursos. ¿Creéis que debería haber más “cultura” cartográfica entre los niños?. Khun decía que realmente se crea ciencia cuando se cambia el paradigma sobre el tema en cuestión, ¿habría que cambiar de paradigma sobre las reglas cartográficas? ¿O el hecho de que un niño hasta edades altas no sepa hacer un mapa no significa nada?

En fin, una pequeña reflexión de miércoles, por eso es el blog se llama “lo que me sale del geoide”.

 

Papá, quiero ser hidrógrafo

Todos los que me conocen personalmente saben de mi gusto por el medio marino. Tuve la enorme suerte de trabajar en una empresa de medio ambiente marino como topógrafo, hidrógrafo, cartógrafo…y lo dejé entre otras cosas seducido por los sueldos de la construcción que en aquella época se pagaban (¡Cuánto me arrepiento!). Además, gracias a mis estudios también tuve la gran suerte de poder desarrollar mi proyecto fin de máster y grado con el servicio de geología marina del IGME, a esto se suma mi propio interés y curiosidad personal que hacen que trate de estar al día de novedades, software,noticias, etc, de la profesión en general y de la hidrografía en particular.

No voy a entrar en como viene la vocación para algo tan raro, aunque en mi caso creo que viene por parte de mi abuelo materno: Un enamorado del mar; pero si que voy a entrar en los pasos que se ha de seguir para ser hidrógrafo en España que básicamente se reducen a tres: Ser militar, tener suerte y encontrar un trabajo donde te formen o hacer un máster en el extranjero.

Sí que es cierto que he visto algún curso de hidrografía y que algunas escuelas, como la UPM, donde yo he estudiado, están metiendo asignaturas de hidrografía aún a un nivel muy básico. Sin embargo, los estudios oficiales de hidrografía son los que tienen reconocimiento de la Organización Internacional de Hidrografía (OIH) y en España sólo los imparte la armada Española a nivel militar, por lo tanto un civil no tiene acceso a ello, hay otros países, como Portugal, que sí tienen acceso los civiles a estudios reconocidos por la OIH.

Por cierto, he de decir que cuando realicé mis estudios de máster coincidí con un estudiante que era un alto cargo militar de la marina y me decía que la hidrografía Española está al más alto nivel (países nórdicos, Escocia..) pese a no tener los recursos de estos países.

La siguiente opción, que es la que me tocó a mí, es entrar en una empresa y que te formen.  Evidentemente aquí entra el “factor suerte” que es poder entrar en una empresa de estas características teniendo en cuenta que apenas sabemos de hidrografía. A mí me formó el Ingeniero técnico en topografía al que yo iba a sustituir que a su vez le formó otra persona de la empresa que a su vez le formó la casa comercial de los instrumentos y software utilizados. Luego, como en todos los trabajos, el curiosear y experimentar también ayuda. Esta fue mi experiencia, pero también se puede entrar en este campo mediante orgnismos oficiales como el servicio de geología marina del IGME, el Instituto Español de Oceanografía…etc.

Por último está la opción de salir fuera de España y formarte, como el caso de Portugal. Por lo que tengo entendido hay másteres muy buenos en Inglaterra y Alemania, pero hacer un máster de este tipo es algo que depende de las circunstancias personales de cada uno (dinero, situación familiar….) y no es fácil para muchas personas a las que les gustaría formarse en esta disciplina.

En conclusión, no es nada fácil formarse como hidrógrafo en España, está claro que si se tiene claro un objetivo uno va propiciando las circunstancias hasta conseguirlo, pero no deja de haber una componente externa muy grande.

Mi pregunta es: ¿Cómo es posible que en un país como España, rodeado casi entero de mar y con dos archipiélagos, no dé más importancia a estos estudios? ¿No hay demanda de estos profesionales por parte de las empresas privadas?

Si alguien quiere ampliar información o corregir algo que no esté completo que se sienta libre de hacerlo en los comentarios.

Dispositivos móviles aplicados a la gestión del territorio

Hace unos años hice el mooc de aplicaciones móviles aplicados a la gestión del territorio,y he de decir que este curso impartido en la plataforma miriadax por la UPV, al principio no me convenció mucho (¿Un teléfono móvil para trabajar en campo? ¿Nos hemos vuelto locos?) me imagino que por la “deformación profesional” que tenemos los técnicos de este ámbito por la precisión, las desviaciones estándar y los errores medios cuadráticos.

El curso estuvo muy bien desarrollado y además me sirvió para refrescar temas de geodesia, aprender GvSig, y por supuesto, aprender a utilizar el teléfono móvil como una herramienta de trabajo.

El caso es que el curso quedó ahí y, en la medida en la que pude, seguí con mi trabajo como topo….¡Y cual fue mi sorpresa cuando empecé a trabajar con el teléfono móvil para resolver ciertos problemas! os pongo algunos ejemplos:

  1. Llegar a alguna parcela perdida en medio del monte en la que hay que trabajar. No problem, navegador hasta el pueblo en cuestión y teléfono móvil con la parcela de catastro grabada para andar por el monte hasta llegar al sitio.
  2. Trabajos de concentración parcelaria. Replanteando en campo detectas inexactitudes entre los mojones de línea de término y el plano de replanteo. ¿Qué está pasando aquí? WMS de catastro en teléfono móvil y comprobación de la línea de término.
  3. Trabajos previos en una concentración parcelaria: Visto que la cartografía de catastro es un desastre y no coinciden ríos, términos municipales, parcelas…con el teléfono móvil se hace una revisión somera de todo el término municipal para detectar grandes errores y posteriormente corregir con un equipo GPS.
  4. Favor familiar para ubicar unas suertes de leña. (“Sólo quiero saber si estoy dentro o fuera de mis suertes y no gastar un duro”) descarga de las parcelas en el teléfono móvil y “replanteo” de lindes.

Evidentemente el teléfono móvil tiene la gran desventaja de la precisión, para saber por donde andamos uso la App gratuita Precision GPS. Esta aplicación da las coordenadas en latitud y longitud y te da una estimación del error (me imagino que calculará la desviación típica de todas las medidas que hace), el mejor error que he tenido en mi móvil ha sido de 2.5 metros.

En cuanto al software para navegar existen varios (ArcGis, Gvsig,etc) a mi personalmente el que más me gusta y me parece más completo es Oruxmaps ya que es bastante configurable. Permite jugar con rejillas geoidales, cargar WMS, descargar mapas y ajustarlos para no depender de conexión a internet, grabar recorridos, exportar en kml, etc.

Ya sé que esto es tirar piedras contra nuestro tejado, pero aprovechando las redes GPS existentes que dan correcciones mediante Internet, ¿para cuando una App que permita un RTK en teléfono móvil?.

DECLARACIÓN DE INTENCIONES

Hola a tod@s,

Mi nombre es Antonio y con este blog espero entablar conversaciones con vosotros sobre los distintos temas que pretendo abordar. Pretendo hablar de mi profesión, geomática, la cual me encanta, desde distintos puntos de vista: técnico, anecdótico, curiosidades, cursos, penas y alegrías…y todo ello tratando de que pueda ser leído por todos los públicos, no necesariamente por los geo-frikis. Ahí es ná!

Me gustaría que fuera lo más interactivo posible e incluso que si alguien se anima escribiera algo, ya iré perfilando ese tema y la acogida de la idea para darle forma al asunto.

Bueno, pues esa es mi intención, veamos que sale de todo esto y veamos si os gusta y lo seguís. Espero que sí.

Saludos a tod@s